banner caucete

El avance de la medicina regenerativa para las enfermedades neurológicas

La medicina regenerativa ha experimentado un enorme avance en los últimos tiempos. ¿Para qué se usa?

Las lesiones del sistema nervioso se han considerado irreversibles debido a la limitada capacidad de regeneración del tejido nervioso. Sin embargo, la medicina regenerativa, utilizando células madre del propio paciente, ha experimentado un enorme avance en los últimos tiempos.

Las estrategias terapéuticas basadas en células madre se están empleando cada vez más para el tratamiento de un amplio número de enfermedades neurológicas. Aunque dichas estrategias se diseñaron inicialmente con la finalidad de reemplazar las células muertas en el tejido lesionado, el potencial de las células madre para migrar, regular el sistema inmune y estimular a otras células, permite en la actualidad su uso terapéutico como vehículo para la terapia de enfermedades como el Parkinson o la Esclerosis Múltiple.

Las investigaciones muestran que las células madre implantadas migran a las áreas dañadas y asumen la función de las neuronas perdidas. Pero el reemplazo de las células dañadas no es la única función de las células madre; también promueven la secreción de factores de crecimiento, de inmunomodulación y estimulan las zonas de células madre propias en el cerebro.

Si bien se utilizan distintos tipos de células, las células mesenquimales (células madre adultas) son las elegidas actualmente, pudiendo provenir de tejido de cordón umbilical, de tejido adiposo, de pulpa dentaria, médula ósea, entre otras.

Según estudios recientes, la infusión de células mesenquimales en el tratamiento del accidente cerebrovascular isquémico ha mostrado una mejoría de los déficits neurológicos, facilitando la recuperación funcional a través de la generación de nuevas neuronas y la diferenciación celular y la generación de nuevos vasos, sin que se hayan reportado efectos adversos.

De forma similar, la administración de células mesenquimales a través de una punción lumbar en pacientes con daño cerebral traumático, mostró mejoría de la función neurológica (motora y cognitiva) en 40% de los casos. En 2017, un estudio clínico en pacientes con lesión cerebral traumática, en quienes se inyectaron células mesenquimales intravenosas y dentro del cerebro, evidenció mejoría de la función neurológica, sin efectos adversos.

Existe evidencia cada vez mayor, que incluye ensayos controlados, de la eficacia de las células autólogas en pacientes con Esclerosis Múltiple activa, enfermedad en la que reducen la mortalidad. Un estudio reciente mostró una reducción de la mortalidad de un 7.3% a un 1.3% relacionado con la capacidad de las células madre de resetear al sistema inmune. La inyección endovenosa de células mesenquimáticas autólogas logró una estabilización del estado en 86% de los pacientes con Esclerosis Múltiple

Los datos preliminares de los ensayos clínicos en el Parkinson, enfermedad donde el cerebro sufre la pérdida de neuronas productoras de dopamina, consistió en obtener células madre adultas del cerebro del paciente, cultivarlas in vitro y estimularlas para convertirse en neuronas productoras de dopamina, para luego reinyectarlas en el cerebro. Luego del implante, la condición de los pacientes mejoró, reduciendo el temblor y la rigidez. Los scans cerebrales obtenidos luego de 3 meses mostraron que la producción de dopamina se incrementó en un 58%.

En casos de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), el tratamiento con células madre apunta principalmente a prevenir la muerte celular a través de su función de proveer factores de crecimiento nerviosos. En pacientes con Epilepsia se vió, al año del implante, que un 30% de pacientes mostró remisión completa (sin convulsiones) y 50% mostró respuesta a la medicación anti convulsiva que previamente no les resultaba efectiva.

Existen numerosos ensayos en pacientes con lesión medular completa en los últimos años, que mostraron mejoría en la sensibilidad y motricidad, siendo el único tratamiento disponible para tratar las secuelas de esta lesión. Los mejores resultados se han visto en pacientes con lesiones más recientes.

En el caso de la enfermedad de Alzheimer, la aplicación de células mejora la génesis de nuevas neuronas a través de la liberación de factores de crecimiento y la neuromodulación.

Los pacientes con parálisis cerebral han sido parte de numerosos ensayos clínicos con diversos tipos celulares y formas de administración. En todos los casos, los tratamientos han demostrado ser seguros y bien tolerados, y se ha observado un efecto de mejoría de los déficits motores a corto plazo

En síntesis, si bien aún queda mucho camino por recorrer en el novedoso tratamiento con células madre de las enfermedades neurológicas, lo realizado hasta el momento muestra que son seguras y eficaces.

Dra Andrea Sinagra, Médica Neurocirujana especializada en cirugía endoscópica en neurocirugía y Docente de la Facultad de Medicina de la UBA. MN 82512 / MP 55414.